Efemérides
Dejar un comentario

María de la Paz de Borbón, Infanta de España

María de la Paz de Borbón y Borbón, nació en el Palacio Real de Madrid, el 23 de junio de 1862, falleciendo en el Palacio de Nymphenburg, Múnich, el 4 de diciembre de 1946. Fue Infanta de España por nacimiento y Princesa de Baviera por su matrimonio con el príncipe Luis Fernando de Baviera.

Nació a las 05:10 p.m. en el Palacio Real de Madrid y fue hija de la reina Isabel II y de su esposo Francisco de Asís de Borbón.

Al día siguiente de su nacimiento, la infanta fue bautizada en el Palacio Real por el arzobispo de Toledo Cirilo de la Alameda y Brea recibiendo los nombres de María de la Paz Juana Amelia Adalberta Francisca de Paula Juana Bautista Isabel Francisca de Asís. El motivo de un bautismo tan apresurado se debió a la alta probabilidad de que la infanta falleciera prematuramente como ya había sucedido con otros tres hijos de la reina. Sus padrinos fueron el príncipe Adalberto de Baviera y la infanta Amalia de Borbón, sus tíos.

En 1868, cuando tenía seis años, su familia se vio forzada a salir de España por la llamada Revolución Gloriosa que destronó a Isabel II. Cuando se produjo el estallido la familia real se encontraba pasando sus vacaciones de verano en San Sebastián, desde donde tuvo que cruzar la frontera hispano-francesa dos días después de la derrota del ejército realista en Alcolea. En el exilio en Francia, la reina se estableció en París con sus hijos mientras el rey consorte decidió seguir una vida separada en Épinay. La infanta creció en el Palacio de Castilla y fue educada junto a sus hermanas Pilar y Eulalia en el colegio del Sagrado Corazón de París. Recibió su primera comunión en Roma de parte del papa Pío IX.

En 1874, el general Martínez Campos proclamó en Sagunto a Alfonso XII restaurando así la monarquía borbónica. Tres años después, la reina y sus hijas regresaron a España instalándose primero en El Escorial y luego en el Alcázar de Sevilla. Cuando su madre hizo de París su residencia permanente por presión del gobierno, Paz y sus hermanas se trasladaron al Palacio Real de Madrid, residencia oficial del rey.

En 1879, Paz quedó profundamente afectada tras la repentina muerte por meningitis tuberculosa de su más cercana hermana, la infanta Pilar, durante unas vacaciones estivales en Escoriaza.

Para la primavera de 1880 ya existían planes para el compromiso de la infanta con su primo hermano Luis Fernando de Baviera. El príncipe era hijo de su tía y madrina la infanta Amalia de Borbón y había sido compañero de Alfonso XII en Múnich. La infanta Amalia albergaba la idea de casar a su sobrina, una infanta de España, con su hijo, un príncipe de Baviera, como lo había hecho ella y para ello escribió a su hermano Francisco de Asís y su cuñada la ex-reina, quienes aceptaron el proyecto.

Ese mismo año, Alfonso XII invitó a Madrid a su primo para que conociera a la infanta. El 05 de junio, Paz escribía en su diario: “La tía Amalia de Baviera (viuda del Príncipe Adalberto) está en París con sus hijos Luis y Alfonso y su hija mayor Isabel. Luis quiere absolutamente conocerme, porque le ha gustado mi retrato. Mi hermano los ha convidado a todos a Madrid. Los dos hermanos vendrán en otoño. He oído hablar muy bien de Luis. Dicen que es serio y amable. Probablemente me creerá por el retrato mejor de lo que soy en realidad. Dejo todo en manos de Dios…”. Cuando la infanta llegó a conocer al príncipe, en el otoño de 1880, quedó con tan mala impresión sobre él que abandonó la idea del compromiso. Sin embargo, en 1883, cuando el príncipe regresó a España para pedir la mano de la infanta una vez más, esta aceptó, anunciándose oficialmente el compromiso el 23 de enero.

La boda se realizó el 2 de abril de 1883 en la capilla del Palacio Real de Madrid siendo sus padrinos los reyes Alfonso XII y María Cristina. A la ceremonia asistió la mayoría de los miembros de la familia real, incluyendo a Isabel II, excepto su padre, quien permanecía retirado en Épinay. Por el acuerdo matrimonial firmado un día antes, la infanta conservó sus derechos sucesorios al trono de San Fernando y recibiría una asignación anual de 150.000 pesetas.

Tras una visita a su padre en París, la infanta y el príncipe se trasladaron a Múnich instalándose en el palacio de Nymphenburg.

En Baviera, la infanta se dedicó a trabajos de caridad y al desarrollo de la educación escolar. Colaboró en la ampliación del asilo de niños pobres St. Marien-Ludwig-Ferdinand, en Neuhausen, cerca de Nymphenburg, y fundo junto al capuchino Cipriano la Legión Infantil. En 1913 fundó en los terrenos del palacio de Nynphemburg un Pedagogium dedicado a albergar a estudiantes españoles sin recursos y que fue disuelto tras la revolución de 1918. Por sus servicios en la creación del Pedagogium español Alfonso XIII le concedió la gran cruz de la Orden Civil en 1914.

Durante sus estancias en España alternó entre el Palacio Real, el palacete de los duques de Riánsares (Tarancón) y su finca en Saelices (Cuenca).

Después de la caída de la monarquía bávara en 1918, a Paz y su familia se les permitió seguir residiendo en un ala del palacio de Nymphenburg; sin embargo, ese mismo año se trasladaron a un piso en la Odeonsplatz de Múnich. La economía de la familia se sostuvo con los ingresos de la lista civil española provenientes de su posición de Infanta de España.

A la llegada del nazismo al poder en 1933, su familia fue puesta bajo una estricta vigilancia. La Gestapo le prohibió mantener correspondencia con España, salvo excepciones como su sobrino el ya exiliado Alfonso XIII. Al fin de la II Guerra Mundial, el Ejército norteamericano ocupó Múnich. Varios soldados asaltaron a la infanta y su esposo, como lo narró en sus memorias el príncipe Constantino de Baviera:

Les amenazaban con un revólver gritando: ‘¡Venga, las joyas!’. Mi abuela Paz les entregó un joyero con las alhajas heredadas de su madre, Isabel II, que habían podido salvarse. Los norteamericanos, para probar la autenticidad del botín, rascaron las piedras preciosas contra el cristal de una ventana. Luego se enfurecieron: ‘¡No quedan señales; es todo falso!’ Mi abuela, con voz tranquila, respondió en inglés: ‘Qué curioso, siempre creí que las joyas de mi madre eran auténticas’.

A principios de 1946, la infanta sufrió una caída por escaleras en el palacio de Nymphenburg. El accidente la dejó postrada por varios meses hasta que falleció el 04 de diciembre de ese mismo año. Uno de los anarquistas españoles a los que la infanta socorrió en Baviera tras la Guerra Civil escribió:

Paz agonizó el 3 de diciembre de 1946, a las 5.45 de la mañana. Ese día lo recuerdo como el más amargo y triste de mi vida, consciente de que con el cerebro y el corazón de Paz habíamos perdido no sólo a la persona más profundamente amada por todos nosotros, sino también todas nuestras esperanzas por una reconciliación pacífica y fraternal entre las dos Españas.

Sus restos fueron inhumados el 7 de diciembre en la cripta de los Wittlesbach en la Iglesia de San Miguel (Múnich).

La infanta María de la Paz y Luis Fernando de Baviera tuvieron tres hijos:

* Fernando María (1884-1958), infante de España. Contrajo matrimonio con su prima la infanta María Teresa de Borbón, hija de Alfonso XII.
* Adalberto Alfonso (1886-1970), príncipe de Baviera, casado con la condesa Augusta de Seefried en Buttenheim, y con sucesión. Embajador de la República Federal de Alemania en España.
* María del Pilar (1891-1987), princesa de Baviera, murió soltera y sin sucesión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.