Noticias
Deja un comentario

El gobierno se pone de perfil ante el insulto sistemático a la democracia española

La culpa de los insultos, menosprecios y bajezas de la extrema izquierda, los terroristas y golpistas que pululan por el Congreso de los Diputados manchando el buen nombre de la democracia española, es de aquel que necesita de sus votos para poder gobernar, porque no tiene la capacidad necesaria para pactar con fuerzas democráticas, o posiblemente porque le une más a esos partidos extremistas y anti democráticos que aquellos que buscan la libertad, la democracia, la justicia y el estado de bienestar.

La última chorrada que se les ha ocurrido a los golpistas y nazionalistas, es la eliminación del título del Rey, porque, según ellos, fue concedido por el General Franco a Juan Carlos I. No es solo una chorrada infantil, sino una aberración histórica, pero que consigue su objetivo, que es mantener constantemente en el candelero a La Corona. El mayor de los problemas es que el Partido de Pedro Sanchez ha permitido, y hasta alentado, estas muestras agresivas contra la democracia española de quienes pretenden destruirla.

No es solo un ataque contra La Corona, sino contra la democracia que representa la Monarquía en el Reino de España. Y no es un ataque baladí, porque pretende ir horadando la única institución, junto a la policía y la justicia, que ha parado los pies al golpismo, que sigue defendiendo a las victimas del terrorismo y que representa la unidad, democracia y defensa del Estado del Bienestar que tanto nos ha costado a los españoles.

Estos insultos propios de adolescentes malcriados, no son más que una muestra de donde está la política española, a donde les hemos dejado llegar con sus improperios, insultos, mezquindades y miserias sin una contestación contundente de toda la sociedad. Insultos a la justicia, la policía, La Corona, otros partidos políticos, a la sociedad española, y todo con el beneplácito del partido de Sanchez Castejon, que disfruta cada vez que ocurre algo así.

Defender la democracia en España debería ser un trabajo de toda la sociedad, pero la división y violencia que ha impuesto la izquierda radical en la nación, hace imposible coser las heridas que se están dejando. La tensión y la división siempre les ha venido bien a la izquierda y cuando no existía, la han provocada. España no se mereció nunca ni se merecerá jamás una izquierda tan miserable y anti-democrática.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.