Noticias
Deja un comentario

La Corona sale al rescate, una vez más, de España.

Marruecos es una de las naciones estratégicas para el Reino de España, y aunque nos cueste reconocerlo por el régimen autoritario y déspota que lo dirige, las relaciones de vecindad se deben de cuidar con sumo cuidado, algo que el gobierno del aun presidente Sanchez no ha sido capaz de hacer.

Después de los «insultos» al Reino Marroquí por la entrada de forma oculta al Reino de España del líder del Frente Polisario, el terrorista Brahim Ghali, en un hospital de Logroño con el visto bueno del Gobierno y de la entonces ministra de Exteriores, Arancha González Laya, Marruecos puso en jaque las fronteras españolas con una avalancha de inmigrantes irregulares que entraron a nado en Ceuta los días 17 y 18 de mayo. A esto le siguió que la embajadora del Reino vecino fuera llamada a consultas por Rabat y que desde ese momento no haya vuelto a España.

El gobierno del socialista Pedro Sanchez, no ha sabido solucionar aun el asunto que está provocando un malestar internacional y que Marruecos si ha sabido aprovechar consiguiendo el posicionándose al lado de los EEUU, quienes les han dado cobertura en muchos aspectos. Unas relaciones que, a pesar de los buenos tratos que mantiene Pedro Sanchez con las tiranías Venezolana, Cubana, Bolivariana y todos aquellos sátrapas de izquierda, no tiene con el Reino Alauita.

Aprovechando la tradicional recepción al cuerpo diplomático acreditado en España en el Palacio Real de Madrid, el Rey Felipe VI animó a Marruecos a «caminar juntos» con España para «empezar a materializar ya la nueva relación» sobre «pilares más fuertes y sólidos» y con el deseo de «encontrar soluciones a los problemas que preocupan» a ambos países.

«Con Marruecos, nuestros respectivos gobiernos han acordado redefinir conjuntamente una relación para el siglo XXI, sobre pilares más fuertes y sólidos. Ahora, ambas naciones debemos caminar juntas para empezar a materializar ya esta nueva relación. Se trata de encontrar soluciones a los problemas que preocupan a nuestros pueblos», afirmó Felipe VI.

Es más que evidente, que el gobierno de Sanchez es incapaz de solucionar el problema diplomático con Marruecos y que, pese a sus reticencias al principio, La Corona tiene que volver a usar su influencia y buen hacer para solucionar un asunto tan importante como las relaciones con el país vecino. Tanto Felipe VI como Mohamed VI, han mantenido conversaciones privadas encaminada a solucionar este asunto primordial para España, con el fin de volver a tener unas relaciones cordiales y cooperativas.

Las Relaciones con el Magreb son claves para España, y Marruecos es su puerta de acceso a Europa, teniendo España la responsabilidad de salvaguardar la frontera y las relaciones con aquellos países, por lo que las políticas internacionales se deben de cuidar mucho y mantener el equilibrio constante entre unos y otros, algo que el gobierno socialista no ha sabido hacer nunca y que su carga ideológica causa graves problemas diplomáticos.

Don Felipe se refirió también al mediterráneo como «el espacio natural clave para la seguridad y el desarrollo», y en el que -añadió- «la cooperación es cada vez más necesaria para afrontar los grandes retos compartidos», como la pandemia o el cambio climático.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.