Noticias
Comments 3

Los 1000 días del Rey Felipe VI

Se cumplen 1000 días del Reinado de Felipe VI, un periodo de tiempo donde SM el Rey ha impregnado a la Corona su Carácter y en los que ha sorteado con gran habilidad los “reveses” que se le han planteado, tanto políticos como familiares.

Que el Reinado de Felipe VI no va a ser una continuidad del de su padre el Rey Juan Carlos I, es algo que a nadie debe extrañar, comenzando por los tiempos a los que cada se han enfrentado. El Rey Juan Carlos lidió con la transición y con una sociedad deseosa de libertad y democracia, que supo apartar las rencillas que tanto unos como otros arrastraban desde la imposición de la II república, la guerra civil y 40 años de dictadura. El Rey Felipe VI, tiene otra sociedad por delante y un peligroso aumento de esas rencillas que desde la extrema izquierda se están encargando de volver a germinar en España, además de una crisis de valores y una creciente violencia ideológica en las calles.

El Rey Felipe VI ha querido dar transparencia a su Reinado, que era bien necesaria, tanto en sus actos como en sus cuentas, de ahí, que desde hace dos años, las cuentas de la Casa Real se publican en su web, al igual que los regalos que por su cargo reciben los Reyes y el resto de la Familia Real. De igual forma, se prohibió a los miembros de la Familia Real aceptar regalos que pudieran comprometer la dignidad de la Corona en el ejercicio de sus funciones, ejercer cualquier otra función que no sea la representación de la Corona, recibir préstamos sin interés o en condiciones ventajosas y estableció un código de conducta que garantiza que trabajadores y altos cargos de la Casa actúan con austeridad, ejemplaridad y honradez. De la misma forma, se sumó el recorte de su sueldo, bajándose un 20% la asignación como jefe del Estado.

SM el Rey, es bien conocedor de la dignidad que supone la Corona, por ello está volviendo a los usos y costumbres que, quizás por la época, su padre fue eliminando del protocolo Real. La utilización del Palacio Real de Madrid, las recepciones oficiales, el recibimiento a los máximos mandatarios de los países extranjeros, son gestos que hablan de la grandeza del Reino de España y que no son meras anécdotas.

De igual forma, la Corona se ha abierto a muchos sectores de la sociedad, que han sido invitados a las recepciones oficiales que los Reyes han dado con motivo de la Fiesta Nacional, visitas de dignatarios de países amigos o la tradicional recepción en Palma de Mallorca, donde pudimos ver a asociaciones LGTB que por primera vez compartían mesa y mantel con los Reyes. Las Víctimas del terrorismo han tenido un hueco esencial en la agenda del Rey, al igual que las Fuerzas Armadas, empresarios, académicos, científicos,  deportistas, jóvenes emprendedores, voluntarios de ayuda a discapacitados, afectados por la crisis, representantes de religiones minoritarias y víctimas de violencia machista

En el plano familiar, Don Felipe ha tenido que lidiar con el caso Noos, que a pesar de los destrozos familiares que ha podido dejar, el Rey supo poner un cortafuegos esencial que se tradujo en su primera decisión, la de revocar el título de Duquesa de Palma que le fuera concedido a su hermana SAR la Infanta Cristina. Esta acción, dirigida a velar por la dignidad de la Corona, ha preservado el prestigio de la Institución Monárquica sin duda alguna.

Uno de los primeros escenarios donde don Felipe tuvo que demostrar su capacidad de encaje constitucional, fue cuando en enero de 2016 propuso a Mariano Rajoy como candidato a la investidura, y este declinó la oferta por no tener los apoyos necesarios en esa ocasión. Esto desembocó a una situación totalmente inédita en la historia reciente de España, en la que don Felipe escucho opiniones de todo tipo, desde las que le pedía que interviniera más, otras que propusiera un candidato ajeno a los partidos, y un sinfín de opiniones diversas a las que el Rey Felipe VI tuvo que enfrentarse. Por suerte, y con un escrupuloso comportamiento constitucional, se solventó la situación que los propios partidos políticos habían generado en España.

La Constitución de 1978, la primera democrática en toda la historia de España, ha sido uno de los argumentos más destacados en los discursos de Su Majestad el Rey, donde la ha defendido, cuidado, puesto por encima de cualquier interés personal, y de la que ha dicho “la constitución prevalecerá, que a nadie le quepa duda”, y por ello la defiende, como muestra del gran pacto entre los españoles.

Otro de los grandes escenarios en los que Su Majestad el Rey está haciendo más hincapié es en el problema que los políticos nacionalistas han generado a la región de Cataluña, con el intento de enfrentar a los españoles en un conflicto inventado para camuflar sus problemas de corrupción y su mala gestión de los intereses públicos. El Rey quiere hacer más presente la corona en esta tierra, y transmitir un mensaje de convivencia, unión, entendimiento, trabajo común y respeto entre todos los españoles.

El parón de 10 meses con un gobierno en funciones, obligó a Su Majestad a suspender viajes tan importantes, en lo diplomático como en lo económico, a Inglaterra y Japón. Tras la conformación del gobierno, se ha reanudado la agenda, que ha llevado a Felipe VI a realizar tres visitas de Estado, a Francia, México y Portugal, varias asistencias a las asambleas generales de la ONU, y las cumbres Iberoamericanas. Cabe destacar la visita a los Estados Unidos que Sus Majestades los Reyes llevaron acabo, al igual que la visita del anterior presidente de los EEUU Barak Obama, que supuso un espaldarazo importante a la política internacional del Reino de España

Su majestad el Rey Felipe VI ha sabido consolidar su inicio de reinado, dejando atrás la última etapa del reinado de su padre el Rey Juan Carlos I, dándole una imagen fresca, joven, comprometida con su tiempo y resolutiva. Devolviendo la dignidad Real que jamás se debería haber perdido, y siendo el continuador de la gran labor e ingente trabajo que su padre el Rey Juan Carlos I llevó acabo, ya que las últimas y pequeñas sombras de sus últimos años como Monarca, no podrán jamás empañar el enorme trabajo, sacrificio, esfuerzo e impulso que supuso el Reinado en el primer periodo democrático en España.

Don Felipe ha recogido el testigo de la Corona más antigua de Europa, llevándolo con mano firme, digna y sabiendo que la Corona es el principal valedor de la democracia, la justicia y la libertad que se consagra en la primera constitución democrática que ha tenido el Reino de España, que es la de 1978.

Larga vida al Rey.

Anuncios

3 Comments

  1. Juan Manuel says

    Quisiera agradecer el excelente trabajo que llevan realizando hasta ahora SS.MM.
    Larga vida al Rey.

    Me gusta

  2. Pingback: Los 1000 días del Rey Felipe VI - Protocol Bloggers Point

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s