Noticias
Comment 1

Yo estoy para defender la Constitución.

¿Sería alguien capaz de negociar con un violador y sentarse hablar de su condena? ¿Alguien podría charlar amigablemente con un asesino, un atracador o un corrupto sobre lo que ha hecho y como rebajar su condena? Entonces, ¿Por qué queremos que se negocie con Golpistas? La ocupante de la alcaldía de la ciudad Condal, Ada Colau, se llevó el pasado fin de semana una tras otra lecciones de comportamiento y democracia por parte de SM el Rey.

Felipe VI fue muy claro y conciso. “Yo no puedo mediar entre quienes cumplen la ley y quienes no lo hacen. Yo estoy para defender la Constitución y el Estatuto”. No habría más que decir para cualquier persona con un mínimo de educación democrática, aunque lo verdaderamente terrible es que haya gente que pretenda una negociación entre quienes han dado un Golpe de Estado y quienes lo hemos sufrido.

No cabe negociar con personas que se saltan la ley, el estatuto y los propios reglamentos del parlamento regional. No cabe negociar con quienes se han dedicado a robar a manos llenas, quienes han insultado al resto de los españoles, quienes han vivido a costa de los impuestos de toda España y quienes han engañado a sus propios correligionarios. No cabe negociación, mientras no cejen en sus patrañas e intentonas golpistas, hasta que no acaten la constitución, el estatuto y las leyes.

Las medias tintas no funcionan con estas personas, porque han demostrado, con el tiempo, que la democracia y el respeto no va con ellos. Que no pretenden más que imponerse por encima de los demás, que el supremacismo que tienen en el ADN les lleva a revelarse antes cualquiera que pretenda hacer, de todos, iguales antes la ley y, sobre todo, en derechos y deberes. Los nacionalistas catalanes se han sentido siempre superiores a todos, y así han querido permanecer.

Solo hay que mirar la historia de España, desde los tiempos de la Corona de Aragón, la nobleza y burguesía catalana era trataba mucho mejor que la aragonesa y valenciana, y cuando estos eran los que se dejaban la sangre en la tierra que iban reconquistando, llegaban los negociantes catalanes a vender sus productos y hacerse con las tierras que el Rey les entregaba para mantenerlos contentos. Los aranceles a los tejidos que venían de fuera de España para fomentar los catalanes; el negocio con América; las infraestructura y la lluvia de millones en la época franquista y las prebendas que han seguido teniendo año tras año en la democracia. A los Catalanes nacionalistas, el resto de España, siempre los ha tratado con una deferencia en algunos casos insultantes, pero ahora, eso ya no vale.

El Rey no media con delincuentes, sino con personas que acatan la Constitución democrática de del Reino de España y las normas del Estatuto de Cataluña que rige aquella región gracias a la constitución de 1978.

Anuncios

1 comentario

  1. Pingback: El Reino de España no necesita Golpista en la generalidad | Casa Real de España (No Oficial)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.