Efemérides
Dejar un comentario

Maria Luisa de Orleans, Reina de España

Felipe VI Letizia Leonor Sofia Juan Carlos Reino de España Casa Real española

María Luisa de Orleans (27 de marzo de 1662, Palacio Real, París, Francia – 12 de febrero de 1689, Real Alcázar, Madrid, España), fue la reina consorte de España de 1679 a 1689 como esposa del rey Carlos II de España.

Nació en el Palacio Real de París, Francia, como hija mayor de Felipe I, duque de Orleans —hermano menor del rey Luis XIV de Francia— y de la princesa Enriqueta Ana de Inglaterra, hija del rey Carlos I. A pesar de haber perdido a su madre a la tierna edad de 8 años, María Luisa tuvo una infancia feliz en la corte francesa. En 1671 su padre contrajo matrimonio con la princesa alemana Isabel Carlota del Palatinado, quien se convirtió en una segunda madre para María Luisa. Su abuela paterna, la reina madre, Ana de Austria, también adoraba a María Luisa y, al morir en 1666, la nombró heredera de la mayor parte de su fortuna. Asimismo, María Luisa pasó gran parte de su niñez en compañía de su otra abuela, Enriqueta María de Francia, Reina de Inglaterra, en su residencia de Colombes.

Para darnos una idea de cómo era la joven María Luisa, conviene citar las palabras del prestigioso historiador Gabriel Maura Gamazo:

Heredó María Luisa de su madre, Enriqueta de Inglaterra, no sólo su bien proporcionada estatura, elegancia natural de porte y belleza de facciones, sino su encanto, palabra trivializada por el abuso, pero que referida a una dama de la Corte de los Luis XIV, XV o XVI conserva significado concreto, renombre universal y calidad superlativa.

Firmada la Paz de Nimega entre Francia y España en 1678, se concertó el matrimonio entre María Luisa y el joven monarca español, Carlos II. La boda se celebró el 11 de noviembre de 1679 en Quintanapalla, cerca de Burgos, España. Es sabido por todos la profunda pasión que este monarca sentía por su joven esposa francesa desde el momento en que la vio por primera vez en un retrato que le mostró su medio hermano Juan José de Austria, hijo bastardo del rey Felipe IV. A pesar de que María Luisa no sentía en principio la misma pasión hacia su deforme esposo, con el tiempo llegó a encariñarse con él. Poco después de la boda, el Marqués de Harcourt escribió: «Temí que la Reina fuese muy desgraciada. Veo con satisfacción que las cosas cambian de aspecto. El Rey está enamoradísimo y la complace en todo lo que pide».

Se ha dicho que uno de sus enemigos más notables en la corte era la reina madre, Mariana de Austria, pero esto es falso. Basten las palabras del renombrado historiador José Calvo Poyato al respecto:

maria luisaContra todo pronóstico, las relaciones de Mariana de Austria y María Luisa de Orléans fueron mejores de lo que todos esperaban. La razón fundamental hay que buscarla en el poco interés que la política despertó en la esposa de Carlos II. Estuvo más preocupada en satisfacer sus antojos: montar a caballo, no estar sometida a las rigideces de la etiqueta cortesana, comer a la francesa —nunca se acostumbró a la cocina española, excesivamente condimentada para el gusto de los extranjeros—, lucir galas que le permitiesen coquetear en la corte, si bien en este terreno sus actitudes no pasaron de ahí. A pesar de que su carácter era la viva antítesis de su suegra, ésta intercedió muchas veces por ella ante su hijo para que accediese a los «caprichos» de la francesa.

Sin embargo, el pueblo y la corte española se desesperaban por la tardanza en la llegada de un heredero, razón por la cual se sometió a María Luisa a algunos métodos inadecuados en su intento de curar su supuesta infertilidad. Un verso popular que corría por el Madrid de la época decía:

Parid, bella flor de lis,
en aflicción tan extraña,
si parís, parís a España,
si no parís, a París.

Pasaron los años pero la joven pareja real no perdía la esperanza de llegar a procrear hijos. A principios de 1688 un testigo escribió que, al acudir Carlos y María Luisa a rezar juntos para obtener descendencia, se portaban «con tal edificación, que hasta las piedras se movían a pedir a Dios la sucesión que desean».

maria luisaFinalmente, tras casi diez años de matrimonio, llegó el inesperado fin. Un día después de dar un paseo a caballo la reina empezó a sentir un fuerte dolor en el vientre que la tuvo postrada en la cama toda la tarde, falleciendo al anochecer del día siguiente, 12 de febrero de 1689. Se han barajado numerosas hipótesis sobre su muerte como el envenenamiento pero en realidad parece ser que murió de una apendicitis (infección mortal hasta que a mediados del siglo XIX la aparición de la anestesia y el progreso de la cirugía permitieron la extirpación del apéndice inflamado. Se le llamaba cólico miserere pues el afectado moría entre terribles dolores) Según el testimonio de un testigo, en su lecho de muerte María Luisa se despidió de su marido con las siguientes palabras: «Muchas mujeres podrá tener Vuestra Majestad; pero ninguna que le quiera más que yo».

Poco después de la muerte de María Luisa, los ministros españoles comenzaron a arreglar una nueva boda para el rey, siendo las principales candidatas la princesa toscana Ana María Luisa de Médici y la princesa alemana Mariana de Neoburgo. Se le mostraron los retratos de ambas jóvenes a Carlos, quien al contemplarlos, dijo: «La de Toscana es guapa y la de Neoburgo no se puede decir que sea fea». Entonces, giró su mirada hacia un retrato de la difunta María Luisa y, tras suspirar, exclamó: «Ésta sí que era hermosa».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s