Efemérides
Dejar un comentario

Antonio Pascual de Borbón y Sajonia, Infante de España y Principe de Napoles y Sicilia

Antonio Pascual de Borbón nacio en la Caserta el 31 de diciembre de 1755, falleciendo en San Lorenzo de El Escorial el 20 de abril de 1817. Infante de España, Príncipe de Napoles y Sicilia, era hijo de Carlos III y hermano menor de Carlos IV de España y Fernando IV de Nápoles.

Antonio Pascual Francisco Javier Juan Nepomuceno Ángel Raimundo Silvestre nació en el Palacio de Acquaviva en Caserta, donde residía la familia real antes de la construcción del Palacio Real de Caserta. Este bondadoso infante fue el más inteligente y laborioso de los hijos de Carlos III, después de su difunto hermano Gabriel, y al igual que éste fue celebrado como humanista, muy devoto de las artes. Guardaba un sorprendente parecido físico con su hermano Carlos IV.

Se casó con su sobrina María Amalia de Borbón el 25 de agosto de 1795, de la que no tuvo hijos, enviudando tres años después.

ÉFue partidario del príncipe Fernando, y aborrecía al favorito de Carlos IV, Manuel Godoy.

Encabezó la Junta Suprema de Gobierno, por designación de Fernando VII, mientras éste acudía a la cita conminatoria de Napoleón en Bayona,1​ con objeto de entenderse con las tropas francesas y buscar la buena armonía.

Durante la guerra de la Independencia compartió con la familia real el encierro en Valençay. De regreso a España, desempeñó altos cargos oficiales.1​ Fue toda su vida un firme partidario del absolutismo, y congregaba en torno suyo lo más florido del partido realista furibundo.

Según la recreación literaria del personaje hecha por Benito Pérez Galdós en La corte de Carlos IV, novela perteneciente a los Episodios Nacionales, el infante:

acostumbraba a matar los ocios de la vida regia alternando los oficios de carpintero y encuadernador con el cultivo del arte de la zampoña (…) jamás vi fisonomía tan bonachona. Tenía costumbre de saludar con tanta solemnidad como cortesanía a cuantas personas le salían al paso (…) se habría confundido con (…) cualquier sacristán de parroquia. (…) Era, entre todos los individuos de la regia familia, el que me parecía de mejor carácter. Más tarde conocí cuánto me había equivocado al juzgarle como el más benévolo de los hombres.

Emprendió obras de restauración en el Real Sitio de La Isabela, en Sacedón, sumergido desde 1955 por las aguas del embalse de Buendía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.